ERES EL PASTOR QUE NOS CUIDA

 COMENZAMOS

Ponte en una postura cómoda. Cierra los ojitos. Pon tu mano en la barriga y siente como se mueve al respirar.
Respira hondo para estar en paz por dentro. En el nombre del Padre, del Hijo….

Recordamos la parábola del Buen Pastor entre todos. Podemos ver la historia de nuevo:



Después preguntamos a los niños:  

¿Os acordáis de la parábola que vimos el otro día?

¿Qué hacia la ovejita?

¿Qué hierba le gustaba?

¿A quién seguía?...¿Qué hizo el pastor?...¿Por qué?....

 



ORACIÓN

Gracias Jesús por ser ese Pastor bueno que nos cuida cada día.



NOS DESPEDIMOS

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino Míguez, ruega por nosotros.
Beata Victoria, ruega por nosotros.
San José de Calasanz, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios