MIÉRCOLES: REZAMOS POR LOS ENFERMOS

 COMENZAMOS

Ponte en una postura cómoda. Cierra los ojitos. 
Pon tu mano en la barriga y siente cómo se mueve al respirar.
Respira hondo para estar en paz por dentro. 
En el nombre del Padre, del Hijo….
Alguna vez seguro que habéis estado malitos, os dolía algo, incluso alguno tuvo que ir al hospital, ¿verdad?

San Faustino era tan bueno, tan bueno, que visitaba a los enfermos y tras estudiar mucho las plantas medicinales, descubrió un jarabe que curaba muchas enfermedades: EL HEMATOSAMUNTOR. Iba gente a visitarlo de muchas partes de España. Confiaban en que su jarabe los curaría.

En esta mañana rezamos por todos los enfermos, y le pedimos a Dios que se recuperen cuanto antes. 




ORACIÓN

Aquí estoy Padre Dios
dispuesto a abrir mis manos.
Para parecerme a Jesús y al Padre Faustino.
¡Para levantarlas con alegría!
Para amar de corazón.
Para ayudar y dar la mano a todos.
Bendice mis manos, Padre Dios.

NOS DESPEDIMOS

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros.
San Faustino Míguez, ruega por nosotros.
Beata Victoria, ruega por nosotros.
San José de Calasanz, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Comentarios