VIERNES: rezamos con un cuento

 COMENZAMOS

Ponte en una postura cómoda. Cierra los ojitos. 
Pon tu mano en la barriga y siente cómo se mueve al respirar.
Respira hondo para estar en paz por dentro. 
En el nombre del Padre, del Hijo….

Era por la mañana, los pájaros cantaban, el sol brillaba y Bella salía de su casa. Entre bostezo y bostezo se dio cuenta que algo había cambiado… que ahora ella ya no era una oruga… Y se preguntó: ¿y ahora qué soy? Mientras se hacía esta pregunta, escuchó una voz que le decía:
 - ¿Te gusta la transformación que hice en ti? 
- ¿Quién es?, dijo ella mientras miraba hacia todos lados. 
- Soy yo, DIOS, tu creador. 
- Sí, me gusta… pero ¿ahora qué soy? 
- Ahora eres una maravillosa mariposa. Mientras dormías te crecieron alas de hermosos colores y… además ¡puedes volar! 
- ¿Volar?, dijo la mariposa emocionada, mientras daba volteretas. 

Y Bella, la mariposa, agradeció a Dios su transformación: de gusano se había convertido en una hermosa mariposa que volaba de flor en flor. Nosotros también tenemos que agradecer a Dios las transformaciones que hace en nosotros, aunque no siempre las entendamos en el momento. Pero seguro, que al final, son maravillosas y son por nuestro bien. 



ORACIÓN





NOS DESPEDIMOS

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros.
San Faustino Míguez, ruega por nosotros.
Beata Victoria, ruega por nosotros.
San José de Calasanz, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios